Ropa LGBT
`

El enigmático sexo de Charles de Beaumont, un espía al servicio de Luis XV

Thabu agosto del 2013 0 219 visitas
El enigmático sexo de Charles de Beaumont, un espía al servicio de Luis XV

Charles Geneviève Louis Auguste André Thimothée d’Éon de Beaumont (1728 Tonnerre, Francia – 1810 Londres, Reino Unido) fue un misterioso diplomático, espía y militar francés. Es conocido por el enigma de su verdadero sexo, pues durante toda su vida hizo uso de ambos. Se especuló con su tendencia sexual y se aseguró que podía ser hermafrodita. Ya desde su infancia comenzó el mito, dado que dentro de su extenso nombre hay nomenclaturas tanto masculinas como femeninas.

De origen noble, es generalmente llamado como Chevalier d’Éon o Mademoiselle Beaumont, según el sexo que mostrase. Excelente estudiante y un maestro en esgrima, las fuentes recogen que durante su etapa estudiantil mostró “apatía” hacia las mujeres. Iniciándose como uno de los abogados más brillantes de Francia, pronto entró al servicio del rey Luis XV, encargándose de misiones de inteligencia. Así se incorporó al espionaje francés.
Físicamente no desarrolló barba y tenía elementos femeninos como una voz suave y ligera, además de una figura fina y redondeada poco común entre los hombres. Estas singularidades físicas pronto le ayudaron en sus misiones.
En 1756 se le envía a Rusia para establecer relaciones con la zarina Isabel Petrovna. Entrará en contacto con ella haciéndose pasar por una cortesana llamada Lía de Beaumont adscrita a la embajada francesa. Aunque la documentación avalaba esta identidad, pronto comenzaron a surgir rumores.
A veces se hace pasar por hombre y otras por mujer.
Posteriormente realiza más misiones encargadas por Luis XV en otros lugares de Europa. A veces se hace pasar por hombre y otras por mujer. También es prolífica su carrera militar. El Caballero d’Éon luchará en la Guerra de los Siete Años (1756-1763), donde será herido. Finalmente se le reconocerá su heroísmo en combate con la Cruz de San Luis.
En 1762 es enviado a la embajada francesa en Londres como secretario. Allí aparece alternativa y públicamente como hombre o mujer. Esto acrecenta los rumores y dudas sobre su verdadero sexo. De hecho, los londinenses realizan apuestas sobre ello, llegando a sumar un total de 300,000 libras. Durante su estancia en la capital británica conoce al popular Giacomo Casanova, conocido por sus innumerables escarceos amorosos pero en realidad un diplomático y espía veneciano. Casanova llega a afirmar rotundamente que se trata de una mujer.
En 1774 recibe en Londres a un emisario del monarca, el dramaturgo Beaumarchais (autor de la conocida ópera “Las bodas de Fígaro“). Trae orden del rey de confesar su auténtico sexo. Ello es debido a que Beaumont tenía en su poder correspondencia entre Luis XV y su “favorita”, Jeanne Bécu, alías Madame du Barry. Las cartas son recuperadas, pero el enfado del rey le obliga a declarar que su auténtico sexo es el femenino, siendo así constatado por algunos médicos, y a prohibirse su entrada en Francia si no iba vestida de mujer. Las apuestas cesaron en este momento.
Así pues, se retira del servicio activo a los 46 años. Establece su vivienda en Londres, siendo conocida como Mademoiselle d’Éon. Sin embargo, ese mismo año muere Luis XV. Su hijo, Luis XVI, accede inmediatamente al trono. Tras esperar unos años, en 1777 acude al Palacio de Versalles con el uniforme de Capitán y su medalla. Suplica la reintegración al servicio, pero ni el nuevo rey ni sus ministros se lo permiten. Tampoco se accede a restituir el uso de su personalidad masculina. Se desconoce el motivo.
Tras su fallecimiento, los médicos examinaron su cuerpo, descubriendo que efectivamente se trataba de un hombre.
Posteriormente exiliado en su municipio natal hasta, en 1783 el rey le permite volver a París. Ya en 1785, logra obtener el pasaporte para vivir en Londres como una aristócrata retirada. Ni la llegada de la Revolución Francesa en 1789, ni la ejecución en la guillotina de Luis XVI en 1792 cambian su situación.
Morirá en la capital inglesa a los 81 años. Tras su fallecimiento, los médicos examinaron su cuerpo, descubriendo que efectivamente se trataba de un hombre. Numerosos testigos lo certificaron, despejando finalmente el enigma de la sexualidad de Charles de Beaumont.
Poco podemos asegurar sobre su auténtica sexualidad. Se le ha relacionado con el inicio del fetichismo. Su biografía es la mejor fuente de información, ya que habla por si misma. Las conclusiones son evidentes, estamos ante una persona que no tuvo miedo a travestismo, y aunque no dejó clara su orientación, es seguro que vivió siguiendo su propia identidad sexual.
@cascaraamarga.es

 

Deje su Respuesta »


9 − siete =